jueves, 10 de enero de 2013

Cultura y forma de vida


Árbol de la Vida

Historia

Algunas tribus huyeron del ataque de otras tribus algonquinas y emigraron a Nueva York. El gran pacificador llegó hasta estas tribus con un mensaje de paz, igualdad, amor, respeto y justicia y unificó las naciones. Una vez se constituyó la confederación, en el territorio de los onondaga se plantó El Gran Árbol de la Paz con cuatro grandes raíces, convirtiéndose así en su símbolo nacional.





Viviendas

Los poblados iroqueses estaban compuestos por grandes casa comunales de madera en las que vivían entre cinco y veinte familias, dependiendo del tamaño. Se dividían en compartimentos unifamiliares y había un fuego para cada dos familias. Los orificios en el tejado para la salida de humos y la entrada de luz se podían cerrar con tejas de corteza y, en general, la casa comunal era cálida y les defendía bien de las inclemencias del tiempo. A fines del siglo XVII se fue sustituyendo la casa comunal por las viviendas unifamiliares.



Recursos

Los iroqueses también cazaban, pero su principal fuente de alimentos provenía de la agricultura. Cultivaban maíz, frijoles, calabazas y recolectaban una gran variedad de frutos y raíces comestibles. Tenían también un gran conocimiento de las plantas para fabricar medicinas, infusiones y hacer hasta doce tipos de bebidas diferentes para las grandes ocasiones.




Religión

Algunos iroqueses fueron convertidos al catolicismo y lucharon contra los que habían mantenido la religión india. Durante las luchas por la independencia de Inglaterra los iroqueses se dividieron, una parte apoyó a los ingleses y otra peleó al lado de los rebeldes. Los norteamericanos invadieron los terrenos de los iroqueses, los vendieron y fragmentaron su cultura enfrentándolos. Después de la independencia de los Estados Unidos gran cantidad de iroqueses tuvieron que emigrar a Canadá y el resto fueron desplazados de sus territorios originales.

 




5 comentarios: